Associated Press

Actualización: Varios medios informan que 34 miembros del equipo acabaron faltando a la ceremonioa en la casa blanca.

Advertisement

Los Patriotas de Nueva Inglaterra se convirtieron en el primer equipo de fútbol americano en visitar la Casa Blanca de Donald Trump este miércoles para conmemorar su victoria en la última edición del Super Bowl. Sin embargo, siete jugadores, incluyendo el mariscal de campo Tom Brady, no asistieron.

Cuatro jugadores citaron las políticas discriminatorias del presidente estadounidense como razón para no aceptar la invitación.

Advertisement

“No iré a la visita porque no soporto al tipo que está en la Casa Blanca”, dijo Martellus Bennet minutos después de ganar el Super Bowl.

En entrevista con Fox Sports el ala cerrada incluso gritó: “¡Tiren el muro! !Te amo México!”

David McCourty se solidarizó con las comunidades que han sido afectadas por las políticas del presidente.

Advertisement

Sponsored

“La razón fundamental para mí es que no me siento aceptado en la Casa Blanca”, le dijo a la revista Time. “Con las fuertes opiniones y los prejuicios del presidente, creo que un grupo de gente puede sentirse aceptado y otro no”.

El jugador Dont’a Hightower también anunció que no iría a la Casa Blanca. Sin embargo, subrayó que su decisión no fue política. “Ya estuve ahí y ya lo hice”, le dijo a ESPN.

LeGarrette Blount dijo en entrevista con The Rich Eisen Show que de ir no se sentiría bienvenido en la Casa Blanca.

Alan Branch dijo que prefería celebrar con sus hijos.

El ala defensiva Chris Long publicó su rechazo en un tuit en respuesta a un artículo del diario New York Daily News que le pedía unirse a sus compañeros y no ir a festejar con Trump.

Advertisement

Tom Brady anunció el miércoles por la mañana en un comunicado publicado por ESPN que no visitaría la Casa Blanca ya que tiene que resolver asuntos familiares. Cabe destacar que Brady también faltó a la Casa Blanca cuando el equipo fue invitado por el Presidente Barack Obama.

Durante la campaña presidencial, Trump presumió que contaba con el apoyo de Tom Brady y el entrenador del equipo Bill Belichick.