Borders indie game trailer YouTube

Un estudiante universitario mexicoamericano ha desarrollado un videojuego que simula la experiencia de cruzar la frontera por el estado de Texas. El joven de 23 años espera que su creación virtual pueda ayudar a combatir el discurso anti-migratorio del presidente estadounidense Donald Trump.

Advertisement

Gonzalo Alvarez, estudiante de la Universidad de Lamar en Texas, describe el videojuego titulado Borders (Fronteras) en su sitio web como “un juego político artístico” cuyo objetivo es crear conciencia sobre “los peligros que enfrentan los inmigrantes mexicanos para darle un mejor futuro a la próxima generación”.

En entrevista con el diario The Washington Post, Alvarez dijo que se inspiró en las experiencias de su padre al cruzar la frontera — el largo camino por el desierto, los cactus, los ‘moscos’ (apodo que se le da a los helicópteros de la patrulla fronteriza) y un esqueleto que su padre encontró durante el viaje.

Advertisement

Todas estas realidades ahora son parte del juego Borders, donde los usuarios encarnan a inmigrantes que están tratando de mantenerse hidratados mientras atraviesan el desierto y evitan ser capturados por agentes de la patrulla fronteriza para no convertirse en el próximo esqueleto sin nombre.

The Washington Post describió las modalidades de juego:

En la versión del videojuego exhibido en una sala de la Universidad de Lamar, cada vez que un jugador se muere, un esqueleto sale en la pantalla. Se queda en la misma ubicación de manera permanente, marcando el lugar de la muerte.

“Ahora hay más de 600 esqueletos en el juego”, dijo Alvarez. “Creo que ayuda a difundir el mensaje de cuantos esqueletos no identificados hay en el desierto mexicano”.

Alvarez empezó a desarrollar el videojuego hace un año ante el discurso anti-migratorio de Trump. El estudiante dice que sus padres también fueron inmigrantes indocumentados antes de regularizarse.

Advertisement

Sponsored

“Claro que Trump me hizo defenderlos de alguna manera y usar mi voz”, Alvarez le dijo a The Washington Post.

Una versión del videojuego está en exhibición en la Universidad de Lamar. También se puede descargar en el sitio web del videojuego.